Sustentabilidad, el nuevo activo para las marcas

Los consumidores confían más en empresas que incorporan la responsabilidad social y ambiental a su core business. Los últimos estudios realizados por la Fundación Vida Silvestre* revelan que el compromiso de las marcas en la sustentabilidad impacta en la decisión de compra.

Podemos nombrar algunos puntos claves a tener en cuenta para construir marcas sustentables:

La reputación corporativa es resultado de la percepción de los consumidores y garantiza el interés de compra en la marca

Las acciones de la Responsabilidad Social Empresaria (RSE) ayuda a que las empresas comprendan que los valores sustentables de negocios repercuten en la imagen corporativa de sus compañías. Un buen dato con respecto a este punto es que existe un claro retorno de inversión (ROI): según los últimos informes de Reputation Institute a nivel mundial, el 73% de los consumidores globales recomendarían empresas que perciben como responsables.

De la misma manera los consumidores argentinos están a favor de la protección ambiental, en su doble rol de ciudadanos y consumidores, el estudio de Fundación Vida Silvestre en 2014 mostró que el 64% de los encuestados pagaría más impuestos para proteger al ambiente; 85% estaría dispuesto a comprar productos sustentables, aún cuando sean más costosos, y 38% muestra interés por las propuestas ambientales de los candidatos a los que vota.

Las certificaciones son alcanzables y generan confianza 

Las compañías que han comenzado a implementar programas de RSE y a registrar cambios positivos, el siguiente paso es conocer los estándares de la industria y obtener crédito por los resultados logrados mediante certificaciones. Un claro ejemplo es el sector de Real Estate con las certificaciones de los edificios LEED.

Creación de líneas sustentables de productos

Las compañías creen que transformar por completo su marca es un riesgo demasiado grande, por lo que, crean líneas nuevas de productos sustentables. La industria de alimentos y bebidas cada vez lanzan más propuestas saludables al mercado.

Otro caso, es la industria de la construcción tradicional que preocupados por la crisis energética nacional, elaboraron propuestas de ladrillos cerámicos que contribuyen con la eficiencia energética.

Sin dudas la sustentabilidad se convirtió en un activo importante y estratégico que atraviesa todos los mercados de la industria del país.

La tendencia colaborativa, las compañías hacen carpoolling

Los negocios en el mundo occidental suelen verse como una competencia combativa, pero las metas pueden verse de forma más positiva. Compartir gastos del transporte para no solamente generar ahorros sino también reducir el impacto ambiental, convirtiendo así en aliado a un supuesto enemigo.

Muchas empresas ya comenzaron a construir una conciencia colaborativa que significa pensar colectivamente cómo optimizar los recursos de las compañías y cómo generar innovación en los procesos diarios de los empleados. En este caso, el mejor consejo para las empresas es “aprender a escuchar a los empleados” y permitir que ellos puedan solucionar con ideas creativas sus propios inconvenientes.

Socios estratégicos y buenas causas

Ante las millones de propuestas que nos hacen a diario provoca que los consumidores quieran estar más conectados con los objetos o servicios que compran. Esto es evidente, por ejemplo, en la industria alimenticia, donde etiquetas como “orgánico” o “comercio justo” son cada vez más buscadas.
Por eso, se está generando un cambio hacia opciones híbridas donde empresas grandes se asocian con emprendedores artesanales o ONGs. O sea quienes saben cómo hacer dinero se asocian conquienes saben cómo usar el dinero para una buena causa.

*Fundación Vida Silvestre (2014) Encuesta Nacional Ambiental realizada junto con Poliarquía Consultores con el objetivo de conocer más sobre el nivel de conocimiento e involucramiento de la sociedad argentina en los temas ambientales.

Compartir en: